A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·.

GRAN LOGIA EQUINOCCIAL DEL ECUADOR

R.·.L.·.S.·. NUEVA AMERICA No. 22

 
INFORMACION GENERAL
GRADOS SIMBOLICOS
INFORMACION LOGIAL

SIMON BOLIVAR Y SIMON RODRIGUEZ

A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.

G:.L:.E:.D:.E:.

R:.L:.S:.NUEVA AMÉRICA No 22

SIMÒN RODRIGUEZ Y SIMÒN BOLIVAR, EL MAESTRO Y EL ALUMNO DE LA LIBERTAD

El proceso de emancipación latinoamericana ha sido interpretado desde diversos  puntos de vista. La corriente hispanófila adjudica el hecho al “mal ejemplo” de la independencia norteamericana, a la penetración de las ideas de la Revolución Francesa, o a las maquinaciones de la Masonería Internacional. La vertiente liberal ha mantenido la versión heroica de una epopeya que conquistó la libertad, dejando atrás para siempre la noche colonial, identificada con el despotismo, la ignorancia y el clericalismo.

En esta etapa decadente y opresora de la historia latinoamericana surge el héroe que habría de romper las cadenas del yugo colonial que apretaban con fuerza al pueblo sudamericano. Simón Bolívar, hijo plausible de Venezuela, y precursor de la libertad y la igualdad.

Nacido en Caracas el 24 de julio de 1783, SIMÒN JOSÈ ANTONIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD BOLÌVAR PALACIOS, fue hijo legitimo del Coronel Juan Vicente Bolívar y Ponte, natural de Vizcaya y de la dama caraqueña Doña María de la Concepción Palacios y Blanco. Siendo el cuarto hijo del matrimonio.

A la temprana edad de 9 años el pequeño Simón queda huérfano de padre y madre, y en esta situación pasa al cuidado de su abuelo materno Don Feliciano Palacios y Sojo, el mismo que muere en 1793, y pasa el huérfano a la tutoría de su tío materno Carlos Palacios Sojo, quien resuelve enviarlo a España para que estudie y se ilustre en el Viejo Continente. Es de anotar que en su ciudad natal recibió las primeras letras de parte del Padre Capuchino Andújar, de Don Andrés Bello, del maestro José María Sàenz y Don Guillermo Pelgròn y de los señores Carrasco y Vides; pero, todos estos preceptores pasaron como relámpagos, no así el amado maestro Simón Carreño Rodríguez que formó la personalidad inicial de Bolívar, Carreño Rodríguez inculcó en el alma del adolescente las ideas de libertad y de amor a la patria y a la democracia.

Llegado a España quedo al cuidado de otro tío de nombres y apellidos Esteban Palacios Sojo; y casi enseguida llegó también otro tío materno a España, Don Pedro Palacios, Bolívar tenía 16 años cuando fue a España. De la península, en rápido viaje pasó a Francia y tanto en España como en Francia llevó una vida de príncipe y entabló amistad con distinguidas personalidades de la política, la ciencia y de la alta sociedad, pero al mismo tiempo estudió mucho. Aprendió gramática, geografía, historia, equitación, esgrima, etc.

Como se ha dicho antes Bolívar en su juventud llevó una vida austera y sin preocupaciones, especialmente de tipo económico. Ahora bien los biógrafos del Libertador no cesan de plantear la pregunta; ¿cómo se explica que un joven venezolano, salido de una rica familia criolla se convierta en jefe de una revolución libertaria, además de que aspirara a otorgar a ésta un profundo carácter social, dándolo todo, incluso hasta su propia fortuna, para llevarla hasta la victoria final?

Es indiscutible el papel que  desempeñó la circunstancia de que la educación de Bolívar transcurrió bajo la fecunda influencia de Simón Carreño Rodríguez, pedagogo iluminista que inculcó a su alumno el espíritu de los grandes ideales y del amor a la libertad. Nacido en 1771 Simón Rodríguez fue un gran educador venezolano, quien inculcó su saber también en Bolivia, Perú, Chile y Ecuador.

Una huella indeleble dejó en el alma del joven caraqueño su estancia en Europa. En Roma (1805) en la colinas del Monte Sacro, juró junto con Carreño Rodríguez combatir por la liberación de Sudamérica.

La actuación de Bolívar en la lucha libertadora de Colombia, ha sido discutida apasionadamente y en forma controversial aún durante su vida pública. Fue calificado de tirano y usurpador y en el mejor de los casos fue acusado de querer imitar y emular a Napoleón. Su maestro Simón Carreño Rodríguez lo defendió e intentó colocar su figura en su sitial real que le corresponde, definiéndolo como el natural jefe revolucionario popular, con una clara idea de la reforma social necesaria en estas tierras en su época.

Simón Carreño Rodríguez caracteriza al ejército popular comandado por Bolívar como uno que lucha por ideales y no por paga, y que se ha trazado por meta la creación de nuevos Estados rompiendo y destruyendo las estructuras injustas que prevalecían sobre la base de una nueva filosofía social. Desde la vertiente del socialismo utópico, del cual era convencido partidario, Simón Carreño Rodríguez declara que la revolución americana, comandada por Simón Bolívar, ha provocado efectos de carácter netamente político y que para ser completa requiere ser una revolución económica.

La carencia de este factor viene dada por el hecho de las contradicciones existentes al interior de los sectores existentes al interior de los sectores libertarios, en efecto, las capas de criollos que constituían la clase dominante fueron fuertemente influenciadas por los ideales de la guerra de independencia de los Estados Unidos, en donde los habitantes de las trece  colonias buscaron, sí, la independencia de Inglaterra, pero no, sólo en busca de la libertad, sino fundamentalmente por la consagración de la propiedad privada y de las maneras de acrecentarla.

Pero en todo esto, Bolívar a pesar de provenir de los sectores más favorecidos por la fortuna, dedica su vida a un movimiento radicalmente decantado hacia las mayorías pobres y explotadas, y todo lo sacrifica para llevar a las masas de oprimidos tanto por el coloniaje español como por la explotación de los criollos hasta la victoria.

A qué o a cuáles circunstancias podemos atribuir los giros que tomó la vida de Simón Bolívar para conducirle de la vida muelle de la alta sociedad caraqueña, rodeado de todas las comodidades, dueño de esclavos, de tierras y de minas, a la vida de soldado alzado en armas a salto de mata, incomprendido y despreciado, pero invencible en su determinación final, para morir en la más terrible de la pobrezas, decepcionado de todo y de todos?

Son principalmente tres los elementos que se conjugaron para producir estos efectos: su clara inteligencia y su capacidad para percibir y criticar los fenómenos sociales de su tiempo. La influencia de su educación, especialmente aquella que le impartió Simón Carreño Rodríguez, quien le puso en contacto con lo mejor del pensamiento de su época, señaladamente con Rousseau, y supo aprovechar y desarrollar las condiciones naturales de su por momentos difícil discípulo; y su roce directo con la cultura europea, la cual atravesaba por una etapa de profundas transformaciones con el nacimiento de nuevas naciones con la caída del antiguo régimen.
 
Como hemos visto QQ:.HH:. el papel que desempeñó Simón Carreño Rodríguez, en la educación y en la vida del Libertador, fue fundamental para formar los ideales que nos llevarían a la independencia del yugo español, siendo Carreño Rodríguez el maestro de Bolívar que le enseñó el camino de la libertad y la igualdad a su alumno.

Así pues han de ser nuestro maestros quienes nos conduzcan a conocer los verdaderos ideales, quienes formarán nuestro pensamiento para lograr pulir la piedra bruta de nuestra vida y formar el templo interior que anhelamos, pero el maestro deberá acompañar al aprendiz en su formación por toda su vida, como un ejemplo de constancia y de trabajo, para formar hombres libres que marquen su vida de triunfos, ya sean personales o públicos como en el caso de Bolívar extrayendo con su aprendizaje la inteligencia y capacidades del aprendiz.

Simón Carreño Rodríguez debe ser ese ejemplo para todos los maestros, masones o no, que inculcan  sus enseñanzas sobre la vida, sobre los ideales, sobre la libertad, para que el alumno lleve marcado el sentimiento de ser un hombre libre, sabio y de buenas costumbres.

Es mi palabra.

Andrés Toscano H.
A:.M:.

Dirección: San Salvador E7-197 y La Pradera * Telfs: +593 2 2561 579 / +593 9 9765 6707 * e-mail: nuevaamerica@masoneriaecuatoriana.info

QUITO - ECUADOR