A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·.

GRAN LOGIA EQUINOCCIAL DEL ECUADOR

R.·.L.·.S.·. NUEVA AMERICA No. 22

 
INFORMACION GENERAL
GRADOS SIMBOLICOS
INFORMACION LOGIAL
 
 
 
 

 

 

A.·.L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.
AA.·. Y AA.·. LL.·.MM.·.
M.·.R.·.G.·.L.·.E.·.D.·.E.·.

En el Or.·. de Quito, a los 26 días del mes de diciembre del 2004

ANTIGUOS MISTERIOS Y  MASONERIA

Hemos estudiado los antiguos misterios desde hace aproximadamente 6.000 años antes de la e.·.v.·. desde los hindúes o Bracmanes hasta los cristianos, (de acuerdo al cuadro) debemos terminar este estudio con el estudio de los Druídas, los Templarios, Las Corporaciones de Arquitectos y Británicos o Francmasonería y con los Persas o de los Magos.

 

Los misterios y ritos de la Francmasonería proceden de transmisiones regulares de los Misterios del mundo Antiguo Egipcios - Griegos - Romanos, de las enseñanzas Cristianas, de los Cabalistas de la Edad Media, de la Escuela de Alejandría, Rosa-Cruces, Hermetistas del Renacimiento y del siglo XVIII. Empleando un axioma histórico: el cuerpo de la Masonería nace en la Edad Media, pero su espíritu se remonta hasta los orígenes mismos de la civilización, enlazándose con aquello que denominamos el Mito Solar.

El hombre primitivo toma al sol, por ser la manifestación más evidente e impresionante, como el máximo exponente de la divinidad, y por los beneficios que le brinda como el darle luz, calor, etc. lo asocia con lo positivo, con lo bueno y a la noche, con su oscuridad y su luna lo asocia con temores y lo malo. Empieza entonces a crear los “mitos” en torno al sol con su compañera la luna. (principio de la polaridad)

Dice el Q.·.H.·. Galo Flor que es importante recordar que existen por lo menos tres posiciones que podemos adoptar respecto a los mitos como:  a) Tomarlos como simples cuentos inventados por ignorancia o por un interés preconcebido; b) Tomarlos como una exposición cifrada o simbólica de lo que se cree una verdad, como se supone de la mitología griega y de todos los mitos de las escuelas esotéricas y de las religiones; y, c) Tomarlos como la exposición cifrada o simbólica de una teoría simplemente, como tenemos que hacerlo los hombres libres de pensamiento, para analizarla y aceptarla o negarla, después de razonamientos y de posibles comprobaciones

Partimos de la suposición de que algunos mitos son meros cuentos producto de la fantasía humana, pero que algunos otros han sido estructurados intencionalmente para ocultar todo un sistema filosófico, bajo la consideración de que solo un pequeño grupo de hombres está en capacidad de entenderlo

Podemos suponer que el hombre primitivo hizo un esfuerzo por entender a que se debía que su Dios Sol aparecía y desaparecía todos los días, pues declinando en la tarde hacia el ocaso "era vencido por las tinieblas”, pero resucitaba en la mañana siguiente para bien del Mundo (empieza el estudio del principio que nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra). Posteriormente debió tomar conciencia de que lo que sucede cada día se repite cada año, cuando el sol empieza a alejarse en el solsticio de Diciembre dando lugar al invierno (en el hemisferio norte se entiende), en que la naturaleza muere vencida por las sombras y el frío. (el principio del ritmo, todo es periódico)

El hombre primitivo, con este estudio, toma conciencia cada día de la importancia de sus investigaciones y descubrimientos y va construyendo  en torno a este conocimiento una teoría abstracta de difícil comprensión para el vulgo.

En primera instancia, es obvio que el sol es tomado como aquel que hemos clasificado como el primer tipo de mito, es decir el que proviene de inventos y deducciones dados por la ignorancia. Por ello, cae en la primera fase religiosa de la humanidad es el fetichismo, que persistió hasta que la inteligencia humana adquiera el suficiente desarrollo para sentirse superior a la naturaleza inorgánica en que vivía, ya en posesión de la tierra, busca en las alturas, en el firmamento el poder misterioso que presidía los fenómenos que sucedían ante su vista, estudia los astros  y les atribuye a cada uno influencias particulares, poniendo por sobre todos ellos al sol, causa eficiente de toda vida y generación, proclamándolo rey de los cielos y soberano del mundo (el principio de causa y efecto). Esta segunda etapa del progreso de la humanidad se la conoce como el sabeismo.

Cuando el hombre de un ser nómada, se constituye en sedentario, por fines prácticos, acentúa aún más su estudio acerca del sol, puesto que le era necesario conocerlo, para adaptarse al cambio que implicaba esta nueva forma de vida. El fin práctico mas importante era el cultivo, que requería saber cuando sembrar, cuando cosechar, este hecho es quizá el que más le obliga a conocer e investigar acerca del movimiento del sol que es el mas evidente generador de las condiciones que están asociadas a los cambios climáticos y mas, que son de vital importancia para las labores agrícolas.

Nace entonces una ciencia que empieza con el estudio del sol y se extiende al estudio de los demás astros, ciencia que hoy en día continúa ya que seguimos conociendo cada vez más nuestro sistema y el universo (el principio de cómo es arriba es abajo). La importancia de este estudio, no es solo los fines prácticos como el agrícola, sino que con este empieza una nueva forma de concepción del universo, que en torno a esta ciencia, empieza el desarrollo del conocimiento, como ciencia elaborada; pero además, empieza algo importante para los iniciados, que es la división del conocimiento en esotérico y exotérico.

Esta división del conocimiento en esotérico y exotérico, no es producto de la voluntad egoísta del hombre, sino de la necesidad de explicar a todos ellos los fenómenos que se producen y que son estudiados por los científicos y que deben ser expresados, puestos al alcance del vulgo en condiciones que puedan ser comprendidas; el sistema exotérico, es el mecanismo que permite esta transmisión de conocimiento a los menos ilustrados o estudiosos. El afán de que el conocimiento pueda ser comprendido dentro del nivel común y general de la mayoría, hace que los estudiosos inventen un sistema de fácil comprensión. Es como cuando queremos explicar a un niño una verdad evidente, la ponemos en una historia que haga posible sea entendible para su nivel de conocimiento.

El conocimiento esotérico y exotérico que nace en esta forma, tiene dos implicaciones, la primera, que de forma simbólica se inventa un mito, una leyenda para que pueda ser comprendida por el vulgo y la segunda que a través del mito o leyenda inventada, se oculte, se vele algo más profundo, que puede ser comprendido por aquellos que siendo iniciados en estos estudios, lleguen a un nivel de comprensión superior. Es decir entramos en la segunda clase de mitos que citamos es decir los mitos que son tomados como una exposición cifrada o simbólica de lo que se cree una verdad.

El fondo de los misterios no era otro que la exposición de la fábula que representa al sol como principio del bien y a la luna como causa del mal. El sol y su esposa la luna, son los actores principales de un drama que simboliza el paso anual del Gran Luminar de los cielos a través de los signos del Zodíaco, y en torno a el y a los demás astros, se teje una ciencia, una filosofía y la historia de la humanidad, es decir se simboliza el progreso de la humanidad. (El todo es mente, el universo es mental).

Por la adoración al sol el hombre llegó a la concepción de ideas sublimes acerca de la divinidad, por encima del mismo sol, revelando la existencia de un ser omnipotente, eterno e invisible, origen de todo lo creado, expresado a través de sistemas cosmogónicos de la India, Egipto, compuestos de una trinidad. Este dogma, permaneció velado por siglos hasta que Moisés lo dio luz, iniciando en el pueblo de Israel y Jesús lo afirmó 16 siglos mas tarde.

Por eso decimos que en el caos de las supersticiones populares,  solo los misterios pudieron liberar al hombre de la barbarie, y, de ellos derivaron su doctrina Confucio y Zoroastro, pues son las doctrinas iniciáticas y su progreso las que causan  reformas saludables de los pueblos.

Las citas sobre los antiguos misterios, nos conducen a pensar que todas las instituciones iniciáticas se han remitido a lo que se conoce o denomina el Mito Solar, puesto que estas, se remiten a este mito, basado en la existencia de un logos solar que es el principio o causa primera y en base al cual se ha construido a través de los siglos.

El “Mito Solar” dice Galo Flor, pertenece al segundo tipo de mitos, basado en la existencia de un “Logos Solar”, y decimos que: “Logos” es el Principio, o Causa Primera, en acción, razón suficiente para la manifestación del mundo material. “Logos Solar”, en consecuencia, sería aquella parte del Logos Universal al que yace como sustancia en el fondo de la materia que conforma el Sol y su Sistema Planetario. “Logos Solar- dicen algunos místicos iniciados- es un poderoso Ser Espiritual cuyo vehículo inmediato y manifestación evidente es el Sol”, y también, “Logos es aquel en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser; es la vida que puede dar forma y anima nuestro mundo”. Un racionalista puede sintetizar afirmando que Logos es la Energía, origen de todo movimiento y de toda acción y vida. Un iniciado debería decir que logos es espíritu y materia movidos por una inteligencia.

El logos nace del principio de todas las cosas y crece con el estudio de las artes y las ciencias, que le ayudan a comprender al hombre su entorno, para aprovecharse del él y obtener el beneficio que le permita mejorar sus condiciones de vida y a la vez va construyendo un logos, es decir un conocimiento, que le ha permitido mejorar y evolucionar internamente y este debe ser el sendero de progreso a seguir; es decir, entramos en la tercera interpretación de un mito, que es tomarlos como la exposición cifrada o simbólica de una teoría simplemente, como tenemos que hacerlo los hombres libres de pensamiento, para analizarla y aceptarla o negarla, después de razonamientos y de posibles comprobaciones. El ser humano es libre para dudar por tanto libre para seguir creando, cuando duda puede comprobar o refutar lo existente es decir avanzar en el conocimiento o sea avanzar en la construcción del logos. (Todo esta en uno y uno es parte del todo).

El ser humano en el mundo profano, aferrado a lo material, no tiene la facultad de entender lo expresado en forma intelectual y espiritual, aún al iniciado le cuesta avanzar en este nivel de comprensión, por ello nace siempre la necesidad de materializar el logos, para que ayudados por la materia, este logos sea de mas fácil comprensión y aceptación.

Aún en nuestros días es frecuente que intelectuales con título académico tengan dificultad para abstraer y razonar con ideas relativas a entes inmateriales. Como todos sabemos, este es uno de los supuestos que fundamentan la existencia del esoterismo, aún cuando otro importante ha sido la necesidad de ocultar teorías o formas de pensar juzgadas como heréticas por las religiones oficiales.

El mito solar, el logos solar, por ello se manifiesta periódicamente en el mundo en forma material, encarnando  en un hombre llamado Avatar, cada vez que las grandes transformaciones cósmicas llamadas “Eras” hacen necesaria la presencia de un transformador que oriente.

Esta teoría se presenta simbolizada en el curso del sol, según el cual el dios sol, nace en el solsticio de invierno, cuando la constelación de virgo, virgen, aparece en el horizonte, representando el descenso del logos a la materia, en el equinoccio de primavera, para posteriormente el dios encarnado morir, tal como lo afirman todas las leyendas de los dioses solares como Horo, Mitra, Adonis, Baco, Jesús, el Inti de los Incas, etc. El principio de generación)

El avatar tiene dos funciones, redentor e instructor o reformador, como redentor cumple una función altruista de sacrificio, como instructor, enseña y evoluciona la inclinación natural hacia el bien. El logos sería a la vez el plan animador y el plan ideal, camino y meta.

La inclinación natural del hombre hacia el bien, hace que en cada Era, el Avatar imprima una carga de logos (conocimiento) en la humanidad, que le permita seguir en el plan original de su evolución, es decir mejorando sus conceptos de moral y de virtud, mismos que por supuesto en las diferentes Eras han seguido acrecentando el acervo de sabiduría de los hombres, quienes en base a este acervo seguimos construyendo el Logos Universal.

Por ello el Avatar es concebido por una virgen, como Cristo (María), Krishna ( Devaki), Horo (Isis), Osisris (Neith), igualmente se afirma que nacieron de vírgenes Zoroastro, Quatzacualt, Apolonio, etc.; significando el principio femenino (materia o naturaleza manifestada),, se une con el espíritu positivo (espíritu), y nace el hijo (verbo o logos en acción) 

Todas las iniciaciones son el prólogo del gran drama de la muerte, el bautismo, la unción, el funeral, la calcinación del cadáver o su embalsamamiento con símbolos que la siguen o preceden, decía Sócrates “el término verdadero de toda filosofía es la muerte, siendo necesario vivir como buen filósofo el que se prepare a recibirla”.

Decía Sócrates “debemos a los dioses de Eleusis los bienes de la sociedad actual y la bella promesa que nos hace la iniciación de una eternidad venturosa”. Prometíase una dicha que pasaba mas allá de la muerte.

Es decir, el drama del mito solar, indujo a pensar en que existía algo antes y después que venía a simbolizar la parte cíclica de nuestra existencia, que quiere decir que provenimos del principio de que nada se crea solo se transforma, porque todo esta creado ya existe, pero es susceptible de sufrir transformaciones, tanto en lo material como espiritual (o intelectual), proceso en el que el hombre es agente principal.

Virgilio decía que los misterios “enseñan a practicar la justicia y a venerar a los dioses, recomendando a los hombres una virtud de que dan el ejemplo”. Siendo hombres justos aspiran a la inmortalidad, con el dogma de una vida futura con recompensas y castigos.

En la primera parte Virgilio, esta correcto, recomendando a los hombres dar ejemplo, pero cuando al puro estilo de las religiones establece un dogma, de una vida futura con recompensas y castigos, cae en el error que ha permitido crear innumerables teorías de reencarnación, que parten principalmente de los órficos, quienes desvalorizan el sublime proceso de transformación, pensando que se da en una nueva reencarnación en un ser humano o animal, que nos permita una proyección, una vida futura, reduciendo con esto el concepto de inmortalidad a la pura manifestación material del hombre en este espacio temporal que constituye nuestro andar por esta vida efímera en el nivel que conocemos y vivimos.

El iniciado, evoluciona de la materia al espíritu, cuando alcanza a comprender que su parte espiritual es la más importante, puede  evolucionar a otras ideas que le permiten desarrollar el logos eterno dentro de sí.

El cuerpo que habitamos en esta parte de nuestra existencia es la parte que podemos prescindir, no necesitamos de él para trascender, en una forma de existencia posterior, es posible que esta se dé en un nivel superior, difícil de desarrollar con nuestro cuerpo físico tal cual lo conocemos y tenemos ahora. Conocemos lo que sucede con nuestro cuerpo al final de nuestra existencia, la transformación que sufre, hasta nuestros antiguos decían con estos ojitos que los gusanos se han de comer, es decir ya conocían y aceptaban este destino. (el uno es con el todo).

El espíritu, es lo importante para nosotros, cuidamos nuestro cuerpo material para que sea digna morada del ser superior que existe dentro de nosotros, no permitamos que nuestras frustraciones, nuestra inconformidad con lo que hacemos o somos en este espacio temporal, nos haga refugiarnos en el engaño de que ahora podemos ser mediocres porque en otra vida anterior ya fuimos grandes, o a la inversa, que ahora podemos ser mediocres porque en una vida futura vamos a ser seres extraordinarios.

Los iniciados sabemos que ahora podemos ser susceptibles de perfección y que en esta vida podemos ser agentes positivos que aportemos al progreso de la humanidad, no tenemos que esperar una mejor oportunidad, la tenemos ahora. Recordemos nuevamente que Sócrates decía “el término verdadero de toda filosofía es la muerte, siendo necesario vivir como buen filósofo el que se prepare a recibirla”. En este espacio temporal trascendemos con nuestros actos, por ellos nos conocerán y de ellos se desprenderá nuestra inmortalidad en este espacio, pues estos recuerdos y las enseñanzas que dejemos serán las que nos permitan prevalecer a futuro, hay ejemplos de ello como los grandes iniciados, quienes miles de años no hacen posible olvidar su palabra y sus enseñanzas, sus actos los han hecho inmortales.

Muchas discusiones filosóficas, históricas y científicas se pueden recrear en torno al estudio del Mito Solar, me he extendido en varias, sin pretender que sean todas ni siquiera las suficientes, el tiempo no lo permite, pero espero que quede en cada uno de nosotros y en la logia como grupo, el deseo de continuar profundizando en este estudio. Cada estación, cada revolución del astro rey, es motivo de grandes enseñanzas esotéricas y exotéricas, debemos seguir en esta senda, seguro nos traerá grandes reflexiones y análisis de índole variada.

EL MITO SOLAR Y LA MASONERIA.
 (Tomado del Trazado del Q.·.H.·.Galo Flor Pinto El Mito Solar)

El Mito básico de la Masonería ortodoxa es la leyenda de Hiram Abí, simple versión del mito solar, y una verdadera historia simbólica de la evolución de la conciencia del hombre. Según ella, Hiram, el arquitecto de Tiro y experto en la fundición de metales, era el hombre más sabio de su tiempo. Salomón que representa la sabiduría del Logos, le escoge como “Jefe de las obras” y le delega  todos sus poderes. Hiram es hijo de una viuda, esto es, una mujer sin marido, como otra versión de la virgen, pero que no necesita seguir siéndolo durante y después del parto porque no tiene significación en el Mito. La madre de Hiram es viuda como la naturaleza después de que muere el sol, como en el caso de la leyenda de Isis y Osiris, y como cuando la Masonería se queda viuda de Hiram hasta cuando recobre los signos verdaderos, resucite Hiram, vuelva la luz, y se inicie el imperio de la verdad. He aquí la misión, la razón de los trabajos de los “hijos de la viuda”. Solo cuando brille el sol de la verdad, ya no serán necesarios ni mitos ni leyendas.

LA MASONERIA JUANISTA.
(Tomado del Trazado del Q.·.H.·.Galo Flor Pinto El Mito Solar)

Ahora estamos en condiciones de comprender porque a la Masonería Simbólica se la conoce como Masonería Juanista o de San Juan, así como a cada una de sus Logias, y porque San Juan Evangelista es considerado como Patrono de la Orden, porqué, en fin, ha habido algunos Ritos y Grados con su nombre, en todo como ligamos con el Mito Solar y los fenómenos solsticiales.

Recordemos entonces que, según algunos autores, la Masonería no es sino una versión moderna del Cristianismo Gnóstico que siguió a San Juan el Boanerges o Evangelista, (Cristianismo que ahora, desde Juan XXIII y el Concilio Ecuménico II trata de adoptar la Iglesia Católica  que habla de un re-encuentro con Jesús). Dicho Cristianismo habría sido el resultado de la fusión del judaísmo cabalístico y el pensamiento neoplatónico de la época. Cabe mencionar los hechos históricos de que las Cofradías Iniciáticas de Artesanos (Masonería antigua), celebran ya en los siglos XI y XII las dos fiestas solsticiales de San Juan de Verano y San Juan de Invierno; que San Juan fue el Patrono de los Templarios, nuestros antecesores directos; que las primeras logias simbólicas se llamaron “Logias de San Juan” porque fueron el resultado de la integración de las sociedades iniciáticas cristianas, cuyo patrón fue San Juan; que el Rito de los Hermanos de San Juan se fundó el 24 de junio de 1535; y que el mismo Rito de los AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·. se organizó en Inglaterra el 24 de Junio de 1717.

Según la doctrina juanista, mucho de lo cual consta en las profecías del Apocalipsis,  cuando haya “reconstruido el templo”, es decir, cuando se haya restablecido el imperio de la verdad, (para la masonería, cuando haya resucitado Hiram), “La Nueva Jerusalem descenderá del cielo a la Tierra”, frase que debe ser interpretada afirmando que en la nueva Era, la Acuaria, vendrá un nuevo Cristo, y que la “Iglesia de Pedro”, de la piedra o de la materia, dejará su sitio a la “Iglesia de Juan” o Tradición Iniciática, y que el “Reino  del Sacerdote Juan” significa el Centro Espiritual Supremo, algo como un Ashram superior o “Tierra Santa” del Esoterismo.

Es interesante anotar que el nombre de Juan, según unos, significa en hebreo “gracia divina”, por lo cual ha sido usado para designar a todos los iniciados en el sendero de la luz  o juanes, y San Juan ha sido tomado como protector de los constructores. Según otros, el nombre de Juan viene de “Jano”, el dios de dos caras que significan los principios positivo y negativos unidos, el pasado y el futuro, la muerte y la resurrección, etc. El nombre Juan aparece como el principio y el fin, síntesis de los dos aspectos de una misma doctrina: por un lado, Juan el Bautista, recordando el solsticio de verano, 24 de junio, el escenio, fue tomado como la reencarnación de Elías, con la misión de revelar la venida de Cristo y prepararla. Por otro, Juan el Evangelista, recordado el solsticio de Invierno, 24 de diciembre, fue el discípulo preferido de Jesús, porque fue el que mejor asimiló sus enseñanzas esotéricas, como lo prueba el evangelio.  Jesús, según dicen, tuvo especiales confidencias con él, y en la Cena Secreta le reveló el triunfo final de su doctrina, y el porqué confió a Pedro, el hombre práctico y sin cultura, las enseñanzas exotéricas de la iglesia material, y a él, Juan, las “Llaves” o “Claves” de las enseñanzas esotéricas de la Iglesia Espiritual.

CONCLUSION

Los iniciados y debemos recordar nosotros mismos y a los demás hombres, el estado anterior a nuestra civilización, para que entendamos el valor del conocimiento. Nosotros como iniciados sabemos que estudiando la historia iniciática, valoramos el estado actual del hombre, pues ahí comprendemos el valor del conocimiento y nuestra responsabilidad de contribuir a incrementar este acervo iniciático, que es el que ha marcado el progreso de la humanidad.

La leyenda de Hiram Abí, es una versión del Mito Solar, y una historia simbólica de la evolución de la conciencia hombre, parte del simbolismo de esta leyenda dice que es trabajo de los hijos de la viuda (los masones), que brille el sol de la verdad. Será posible ello?, porque el mundo profano cree en el avance de las ciencias liberadas esta el desarrollo de la humanidad y su logos, es decir no creen necesario entender la parte inmaterial que nos compone, creen innecesario abstraer y razonar con ideas relativas a entes inmateriales, tendrán la razón en el mundo profano?, los iniciados conocemos la respuesta.

El sol es el principio que ilumina con sus rayos vivificantes al hombre, una de sus puntas marca la evolución de la ciencia, la otra la de la conciencia, juntas marcan su espíritu, el espíritu de la humanidad.

Es mi palabra
Belisario Merizalde
M.·.M.·.

 

Dirección: San Salvador E7-197 y La Pradera * Telfs: +593 2 2561 579 / +593 9 9765 6707 * e-mail: nuevaamerica@masoneriaecuatoriana.info

QUITO - ECUADOR