A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·.

B.·.R.·.L.·.S.·. NUEVA AMERICA No. 22

BAJO EL AUSPICIO DE LA GRAN LOGIA EQUINOCCIAL DEL ECUADOR
Miembros de la Confederación Masónica Interamericana (CMI)

Quito - Ecuador

 
INFORMACION GENERAL
GRADOS SIMBOLICOS
INFORMACION LOGIAL

 

DE DONDE VENIMOS?

 

Muchos son los escritos que remontan la Masonería a épocas muy antiguas de la Historia como la de Adán y Eva en el Paraíso del Edén, la de los constructores de la Torre de Babel, la de los Caldeos, los Persas, el Rey Salomón, los Esenios, etc.
Algunos, mirando los aspectos filosóficos, sin descartar los relacionados con la construcción, buscan sus orígenes en los Misterios de Mitra, los egipcios, los griegos o los romanos.
Hay quienes, ya más adelante en la historia, buscando orígenes prestigiosos, atribuyen el nacimiento de la Orden a los Cruzados o Los Templarios que se salvaron después del arresto de su dirigente Jacques de Molay en 1307.
Ninguna de estas teorías ha sido históricamente comprobada. Ningún documento histórico da evidencia o induce circunstancialmente a encontrar los orígenes de la Masonería en alguna de las fuentes mencionadas.
Es lógico que, como la Masonería es una Sociedad lniciática, tenga puntos comunes y de coincidencia con muchas sociedades similares de todas la épocas, incluso de la Antigüedad mas, de allí a determinar su origen por esto, varios autores consideran que son hechos que no tienen seriedad histórica.

¿ CUAL ES EL ORIGEN REAL DE LA MASONERIA?

Existe total coincidencia entre los tratadistas que la presencia real e histórico de la Masonería se ubica en la Edad Media cuando, después de la caída del Imperio Romano, la Iglesia Católica, interesada en su esplendor, se dedicó a la construcción de Abadías, Catedrales y Templos y, por otro lado, los Príncipes y Señores Feudales, para demostrar su poder, construyeron sus Palacios y Castillos.
Para realizar estas obras era preciso e indispensable contar con mano de obra especializada en las áreas de la arquitectura, la construcción y la elaboración de materiales, especialmente, la piedra.
Estos verdaderos profesionales de la construcción, al igual que los profesionales y artesanos de otras ocupaciones (carniceros, tejedores, carpinteros, etc.), se agruparon en verdaderas cofradías y corporaciones para su defensa y protección profesional, las Guildas.
Todas tenían sus respectivas sedes en las ciudades, lugar normal de su quehacer cotidiano.
Testigos reales de esta época los podemos encontrar en casi todas las ciudades europeas que sobrevivieron la Segunda Guerra Mundial, siendo una de las más maravillosas muestras, la Plaza Central (Grande Place) de Bruselas.
Para la Guilda de Constructores, Albañiles o Masones, su sede no era siempre la ciudad o, mejor dicho, casi nunca era la ciudad. El lugar de su trabajo estaba, generalmente, lejos de la ciudad, en el sitio donde construían los edificios, los castillos, las abadías, etc.
Es por ello que crearon el concepto de la Logia, esa gran cabaña o pequeño edificio construido anexo o cerca del lugar de construcción donde vivían, se reunían, guardaban sus herramientas de trabajo, sus textos y planos y enseñaban a los Aprendices.
Para resguardarse de impostores e intrusos, ya que era enorme la movilidad requerida del Masón en esa época para encontrar y conseguir trabajo, inventaron un sistema de reconocimiento secreto.
Estos Aprendices eran Iniciados y Avanzados en su profesión por Maestros, en la medida que demostraban su conocimiento, en ceremonias especiales.
Además, es en esta Logia era donde, al fin de la jornada de trabajo, recibían de manos del Maestro, su justo salario.
Esta época de la Masonería es la que denominamos Operativa.

 

 

Símbolos Masónicos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER ARRIBA

Dirección: San Salvador E7-197 y La Pradera * Telf: +593 9 9765 6707 * e-mail: nuevaamerica@masoneriaecuatoriana.info

QUITO - ECUADOR