A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·.

B.·.R.·.L.·.S.·. NUEVA AMERICA No. 22

BAJO EL AUSPICIO DE LA GRAN LOGIA EQUINOCCIAL DEL ECUADOR
Miembros de la Confederación Masónica Interamericana (CMI)

Quito - Ecuador

 
INFORMACION GENERAL
GRADOS SIMBOLICOS
INFORMACION LOGIAL

 

EL ANTROPOCENO, LA ECONOMÍA CIRCULAR

Y LA MASONERÍA.

Por H. Xavier Arcos, 21 de octubre de 2020.

1. Introducción

En esta plancha voy a abordar brevemente los temas del Antropoceno y la teoría de Economía Circular, con el afán de poner sobre la mesa temas de reflexión sobre nuestras formas de vida, que me parecen pertinentes en el contexto actual del COVID-19 y la crisis económica, que nos lleva a replantearnos muchos aspectos de nuestra sociedad y de la humanidad.

Permítanme empezar con una breve reflexión. En 1972 fue tomada la primera fotografía completa de toda la Tierra, desde el espacio, por los astronautas del Apolo
17. Esa foto se hizo conocida como “Blue Marble” o Canica Azul en español. Antes de esta foto hubo otra, llamada “Earthrise” (o amanecer de la tierra), tomada desde el Apolo 8, la primera misión que llegó a la órbita lunar, pero no alunizó, fue el día de Navidad de 1968. Esta fue la primera imagen de nuestro planeta capturada por un ser humano fuera de la Tierra. Las palabras del comandante del Apolo 8 se hicieron famosas en su momento, pues dijo extasiado: "Vinimos hasta aquí para explorar la luna, y lo más importante es que descubrimos la maravillosa Tierra".
Traigo a colación esta reflexión, pues hay una nueva corriente de pensamiento para diseño y evaluación de programas de desarrollo que, inspirados en esas fotografías adoptó el nombre de “Blue Marble Evaluation”. La perspectiva “Blue Marble” significa tener una mirada global, más allá de cada país y de las fronteras, para conectar lo humano y la naturaleza, para conectar nuestros pensamientos analíticos y métodos, tratando de lograr las transformaciones que necesita la humanidad.

Se refiere a las transformaciones necesarias para revertir los efectos negativos del cambio climático y afectaciones al planeta causados por el hombre, a fin de hacer la vida humana en la Tierra sostenible y equitativa.

  1. El Antropoceno

Los científicos creen que, en términos de épocas geológicas, ha terminado la época actual del Holoceno, que comprende los últimos 12.000 años de fase post-glacial, en la que han habido condiciones relativamente estables para el desarrollo de la vida y de los seres humanos, y hemos empezado la época del Antropoceno, que proviene del griego “anthropos” que significa “ser humano”1, en la que el hombre está provocando cambios y daños a nuestro planeta, que pueden tener graves consecuencias para la humanidad en pocas décadas, si no se toman importantes correctivos ahora, incluyendo grandes inundaciones de ciudades costeras, grave contaminación por desechos y plásticos en los mares, hambrunas masivas derivadas del cambio climático y sus efectos en cosechas, así como depredación de especies marinas y animales, más pandemias como la del COVID-19 que vivimos actualmente y un calentamiento global catastrófico.

La Economía Circular

En este contexto, el nuevo concepto de economía circular se vuelve muy relevante al lograr reconciliar la actividad económica para el bienestar humano, con la protección del planeta, porque es innovador en su enfoque para lograr sostenibilidad, separando la actividad económica del consumo desmedido de recursos y diseñando un sistema productivo que no genere desechos.
Sobre el concepto de Economía Circular, la Fundación Ellen MacArthur2 indica que “la economía circular busca disociar la actividad económica del consumo de recursos naturales limitados y eliminar los desechos del sistema, desde el diseño”. Fomentando también una transición hacia energías renovables, el modelo circular crea capital económico, natural y social, y se basa en tres grandes principios:

  1. Eliminar residuos y contaminación, desde el diseño del sistema;
  2. Mantener productos y materiales en uso dentro del sistema económico- productivo;
  3. Regenerar los sistemas naturales.

En el modelo de economía “linear” tradicional obtenemos los materiales de la tierra, los procesamos para hacer productos, los usamos y, luego de concluir su vida útil, los desechamos y salen del sistema (ocasionando enormes cantidades de desechos y contaminación).
En cambio, en el modelo “circular” obtenemos recursos de la tierra de manera sostenible o del reciclaje, luego los procesamos, usamos el producto y después lo reparamos, lo re-manufacturamos o reciclamos iniciando nuevamente al ciclo, permaneciendo siempre dentro sistema, de manera circular. Con esto se eliminan los desechos, la contaminación y la presión desmedida sobre la tierra para obtener los recursos naturales.

1 Fuente: Wikipedia, página: https://es.wikipedia.org/wiki/Antropoceno.

2 Fundación Ellen MacArthur, página:

www.ellenmacarthurfoundation.org/es/economia- circular/concepto

En Economía Circular hay que:

    1. Eliminar los productos desechables, como plásticos de un solo uso
    2. A través de diseño, hay que reducir la cantidad de materiales utilizados y eliminar el contenido de químicos peligrosos
    3. Hay que mejorar el diseño de productos para una mayor durabilidad, y mayores capacidades de reutilización, reparación o reciclaje
    4. Hay que fomentar la re-manufactura
    5. Incrementar el contenido de componentes reciclados en los productos
    6. Hay que incrementar la eficiencia de recursos y eficiencia energética de productos y procesos, esto es muy importante
    7. Como última opción, se puede recuperar energía de los desechos.

La Economía Circular implica que debemos cambiar la mentalidad sobre los modelos de negocio. Se necesita un pensamiento transformativo e innovador, donde la ganancia ya no esté ligada a la cantidad de unidades vendidas, a fin de evitar el incentivo de más y más producción, más ventas y más consumismo desmedido. En lugar de esto, las empresas deben enfocar sus esfuerzos en la generación de otros negocios conexos nuevos, por ejemplo, negocios de mantenimiento y servicio, negocios de reparación, negocios de des-ensamblaje de aparatos para obtener materiales que pueden servir nuevamente como materias primas o para re- exportación de materiales valiosos, negocios de re-manufactura y negocios de reciclaje, entre otros.
Se debe pensar en vender un servicio completo en vez de vender un producto. Esto ya está ocurriendo y hay casos exitosos en ese sentido.
Por ejemplo, la multinacional Holandesa Phillips ya está aplicando estas ideas en varias de sus ramas de negocio. En lugar de vender focos, vende servicios de iluminación a empresas y edificios públicos, y cobra una mensualidad por sus servicios. Ellos dan mantenimiento y cambian los focos o sistemas de iluminación cuando sea necesario, garantizando permanentemente la iluminación optima en los edificios. Con esto desaparece el incentivo de solo producir y vender más y más focos, ahora el incentivo es fabricar focos más durables y cambiarlos lo menos posible a fin de reducir costos. Luego retiran los focos para re-manufacturarlos o reciclarlos eventualmente.
Algo similar están haciendo en su línea de equipos médicos. En lugar de vender equipos de rayos x, venden el servicio y se comprometen a mantener el equipo siempre en óptimas condiciones, luego lo pueden actualizar adaptando innovaciones y eventualmente lo reemplazan por un equipo remanufacturado. Desaparece el incentivo de vender más equipos, pues les conviene que el equipo dure lo máximo posible para reducir costos y aumentar ganancia. Además, cierran el ciclo circular modernizando, remanufacturado y eventualmente reciclando los equipos.

Este esquema de vender servicios en lugar de productos puede aplicarse para otras áreas como el transporte, donde en lugar de vender carros se puede vender el servicio de transporte, o el arrendamiento/leasing de vehículos.

La Economía Circular tiene mucho que ver también con los ámbitos de Producción y Consumo Responsables, Producción Más Limpia y Eficiente en el uso de Recursos, donde se puede hacer mucho. La Producción más Limpia es la aplicación continua de una estrategia ambiental preventiva e integrada a los procesos, productos y servicios, con el fin de aumentar la eficiencia y disminuir los riesgos para personas y el ambiente, combinado eficiencia y ahorro en el uso de recursos y de energía, y minimizando la generación de desechos en la industria, bajo conceptos de Economía Circular.

Reflexiones sobre la Economía Circular y la Masonería

Los retos del Antropoceno y los daños al planeta ocasionados por la actividad humana nos obligan a reflexionar en temas transformativos, como la Economía Circular, a fin de cambiar y reinventarnos como sociedades y como humanidad, de tal forma que logremos un desarrollo humano y económico en armonía con la naturaleza y nuestro planeta. Las Constituciones de Anderson establecen de manera metafórica que los Masones debemos mejorar como seres humanos, pulirnos como las piedras para formar parte de la construcción de la Catedral de la Humanidad. Los Masones trabajamos para ser mejores seres humanos y construir una mejor sociedad y humanidad, y en este caso concreto, tomando en cuenta que el planeta tierra es nuestra casa y que debemos cuidarlo.
Por otro lado, nuestros valores y principios Masónicos incluyen Libertad, Igualdad y Fraternidad, principios que en su momento fueron recogidos por las revoluciones en siglos pasados en Europa, América y el mundo.
La Libertad se relaciona con este tema pues la Economía Circular busca liberarnos de la esclavitud del consumismo, del capitalismo extremo, de la competitividad a ultranza, buscando formas de producción sostenibles y compatibles con el ambiente, pero sobre todo compatibles con un modelo más humano y menos materialista.
En cuanto a la Igualdad, este modelo nos lleva a pensar en formar económicas que nos lleven a sociedades más justas e igualitarias, reduciendo la enorme concentración de recursos en pocos.
En cuanto a la Fraternidad, el Antropoceno nos obliga a pensar en nuevas sociedades menos materialistas y más fraternas, pero no solo entre humanos, si no que yo haría extensiva esta idea de fraternidad también con la naturaleza, con nuestro planeta y con el universo.

¡Es mi palabra queridos Hermanos!

 

Volver Arriba

 

 

Dirección: San Salvador E7-197 y La Pradera * e-mail: nuevaamerica@masoneriaecuatoriana.info

QUITO - ECUADOR