A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
AA.·. LL.·. y AA.·. MM.·.

GRAN LOGIA EQUINOCCIAL DEL ECUADOR

R.·.L.·.S.·. NUEVA AMERICA No. 22

 
INFORMACION GENERAL
GRADOS SIMBOLICOS
INFORMACION LOGIAL

 

 

A:. L:. G:. D:. G:. A:. D:. U:.

R:. L:. S:. N:. A:. 22

LA ESCUELA ELEÁTICA DE LA FILOSOFÍA GRIEGA

 

I.- INTRODUCCIÓN.-

Antes de abordar el tema concreto relacionado con la Escuela Eleática de la Filosofía griega, es necesario contextualizar la ubicación temporal de la misma en el ámbito de la filosofía en general y en concreto respecto de la filosofía griega.

Así, es preciso afirmar que el origen de la filosofía es atribuible precisamente a los griegos, quienes fueron los primeros pensadores, es decir, los primeros seres humanos en dedicar tiempo, esfuerzo e intelecto a descifrar algunos misterios que rodeaban a la especie humana y que hasta la actualidad no ha sido del todo descubiertos.

En sus primeros años de existencia sobre la faz de la tierra, el hombre se dedicó a pensar y dirigir sus energías a la solución de problemas existenciales y de supervivencia, tales como la provisión de alimentos y la defensa de su vida frente al riesgo que entrañaba coexistir con animales mucho más grandes, fuertes y feroces, que lo veían como presa fácil. Vino entonces el descubrimiento de las armas rudimentarias provenientes de la piedra y la madera para su seguridad y defensa y posteriormente el descubrimiento del fuego para ahuyentar a las bestias y cocer sus alimentos. Esa fue, en definitiva la dedicación del hombre en su época primitiva.

Con posterioridad, y una vez que el hombre dominaba la tierra gracias a su inteligencia, lo que lo diferencia de los animales, y cuando definió una serie de cuestiones relacionadas con su supervivencia y desarrollo, dedicó sus talentos al estudio y descubrimiento de cuestiones filosóficas, siendo los giregos los primeros hombres en formalizar este estudio.  

El nacimiento de la Filosofía en la Antigua Grecia se remota al siglos. VI a.c., época que da comienzo al Régimen esclavista, donde la base de la economía era la propiedad de los esclavistas sobre los medios de producción y sobre los mismos trabajadores, sobre los esclavos. En los s VII-VI a.c., data la fundación de numerosas colonias griegas, además de la Grecia Continental, y Peninsular, hay una Grecia Egea y una Grecia asiánica.

Las corrientes filosóficas materialistas eran las más avanzadas de la Antigua Grecia, se desarrollaron paralelamente con el avance científico y contra la concepción religiosa, su filosofía tuvo sus raíces en el pensamiento filosófico de los antiguos pueblos orientales. La agudización de la lucha de clases entre los esclavistas y los esclavos repercutió en la filosofía pues los unos argumentaban teorías para perpetuarse en el poder y los otros presentaban resistencia. La lucha ideológica se plasmó entre el materialismo con el idealismo.

Existen cinco periodos de la filosofía griega, clasificados por el enfoque que va dando el hombre al problema fundamental de la filosofía, estos son:

  • Periodo Cosmológico:   Dominado por el problema de hallar el orden del mundo y la posibilidad del conocimiento;
  • Periodo Antropológico.- Dominado por el problema del hombre en sí mismo con los demás hombres;
  • Periodo Ontológico.- Dominado por el problema metafísico de hallar la relación entre el hombre y el ser;
  • Periodo Ético.- Dominado por el problema de la conducta del hombre; y,
  • Periodo Religioso.- Dominado por el problema metafísico de encontrar la relación entre el hombre y Dios.

 

Dentro del período Cosmológico de la filosofía griega se desarrolla la Escuela Eleática, período conocido también como filosofía Presocrática, por anteceder en tesis y cronológicamente a Sócrates.

.II.- ESCUELA ELEÁTICA

Una vez que hemos ubicado en el tiempo y en el desarrollo de la filosofía griega, es oportuno abordar el tema concreto, de la siguiente manera:

La escuela eleática es una corriente griega de filosofía presocrática, que tuvo su apogeo en los siglos VI y V a. c. El nombre proviene de la ciudad griega de Elea, al sur de Italia, el hogar de Parménides y Zenón, máximos exponentes de la escuela

Algunos historiadores atribuyen su fundación a Jenófanes de Colofón, quien parece que fue el primero en concebir la existencia de un principio supremo al que atribuyó rasgos divinos, otros eruditos por el contrario consideran que Parménides fue su fundador, quien desarrollo sus doctrinas dentro de un Sistema de Metafísica. Según este último, la apariencia del movimiento y la existencia en el mundo de objetos distintos son mera ilusión: sólo parecen existir. Las ideas de Pitágoras y Parménides supusieron la base del idealismo que caracterizaría después a la filosofía griega y en particular para el sistema metafísico de Platón

Esta escuela floreció durante el siglo V a. C. e influyó en el pensamiento posterior, tanto en los filósofos pluralistas como Empédocles, Anaxágoras y los atomistas, como en el propio Platón.
Las tesis fundamentales de esta escuela son las siguientes:

  • el instrumento para llegar al conocimiento del ser es la razón;
  • la razón nos muestra el ser como uno, inmóvil e inmutable; y,
  • los sentidos nos presentan una realidad ilusoria al mostrarnos multiplicidad y cambio.

 

Por su tratamiento abstracto y formal del ser, es habitual considerar a Parménides, más que a los anteriores presocráticos, como el fundador de la ontología, aunque este título no se encuentre en su filosofía.

Zenón demostró las tesis de su maestro Parménides mediante paradojas o aporías que llevaban al absurdo las creencias contrarias a las de Parménides, es decir las creencias en la existencia de multiplicidad y de cambio en el espacio y el tiempo; por ello se le considera el fundador de la dialéctica griega.
Según los eleáticos, el universo es en esencia una unidad inmutable, que, siendo infinita en tiempo y espacio, está más allá de la cognición proporcionada por los sentidos humanos. Sólo a través de la reflexión filosófica, afirmaban, se puede alcanzar la verdad última. Las observaciones sensoriales ofrecen tan solo una visión limitada y distorsionada de la realidad.

Cabe mencionar como característica formal especial de esta escuela, que las tesis de sus exponentes eran expresadas generalmente en poemas, pues su principal afición era precisamente la poesía.

III.1.- PRINCIPALES EXPONENTES.-

Jenófanes.- (fl. final del siglo VI y principios del V a.C.). Poeta griego, filósofo y reformador religioso, nació en Colofón, Asia Menor. Dejó su ciudad natal en el 545 a.c. para convertirse en un poeta errante y rapsoda en Grecia y Sicilia. En el 536 a.c., según la tradición, se estableció en la colonia fenicia de Elea, al sur de Italia. Allí, según dicen, fundó la escuela eleática, cuyos conceptos filosóficos fueron más tarde ampliados y sistematizados por su discípulo, el pensador griego Parménides.

En sus obras Jenófanes satirizaba con inteligencia las creencias politeístas de los primeros poetas griegos y de sus contemporáneos. Ridiculizaba sus deidades como dioses creados a imagen de los mortales que los adoraban. En un famoso pasaje afirmó que si los bueyes pudieran pintar y esculpir, pintarían dioses que parecerían bueyes. Los humanos, sentía, debían rechazar el antropomorfismo politeísta y reconocer en su lugar una única deidad no humana oculta y unificadora de todo fenómeno universal. En otras obras ridiculizó la doctrina de la transmigración de las almas y deploraba la preocupación griega por el atletismo y la vida lujuriosa a expensas de la sabiduría. Sólo perduran escasos fragmentos de sus poemas.

Parménides de Elea.- (filósofo nacido hacia el año 500 a.C., considerado por muchos como el miembro más importante, destacado y brillante de esta escuela), el cual adoptó una actitud muy opuesta a la de Heráclito (teoría del flujo), en relación con la estabilidad y el cambio, manteniendo que el Universo era, en cierto sentido, algo así como una esfera indivisible e inmutable, y que toda referencia a cambio o por diversidad, era, asimismo, una contradicción.
Esta filosofía, que tuvo incluso su auge desde el mismo momento en que apareció, se opone incluso a las características defendidas por la escuela jónica (filosofía, como sabemos, materialista).

Y es que, según los eleáticos, el universo es, en esencia y en su mayor amplitud, una unidad inmutable infinita en tiempo y en espacio, que está más allá de la cognición misma, proporcionada por los propios sentidos. Mantenía como principio “solo el ser es, el no ser ( la nada), no es.”

Para Parménides el ser tiene un carácter sobrenatural cuya esencia es perceptible únicamente a través de de la razón; esta concepción del ser fue identificó con la descripción del mundo exterior del mundo físico y natural al que se lo hacía a parecer como una esfera cerrada y estática.

 

Zenón de Elea, discípulo de Parménides, intentó en un momento dado probar la unidad del ser, afirmando de forma directa que la creencia en la realidad del cambio, el movimiento y la diversidad llevaban a paradojas ciertamente lógicas, llegando a ser, en un momento dado, un conjunto de enigmas intelectuales que lógicos y filósofos posteriores, de todas las épocas, han intentado resolver de una manera culta, sabia y objetiva.

Cierto es, en este punto, que el interés de los filósofos eleáticos por el problema de la consistencia puramente racional, llevó al posterior desarrollo y evolución de la ciencia de la lógica, realizándose incluso un intento por desacreditar a las sensaciones mismas, algo realizado a partir de una brillante exposición de ideas mediante paradojas -o argumentos- que, hasta nuestros días, han perdurado como mosaicos intelectuales concretos.

Según cuenta la tradición, Zenón se unió a una conspiración para librar a su ciudad del tirano Nearcco, aunque ésta fracasó y nuestro protagonista fue brutalmente torturado, al negarse a delatar a sus compañeros (entre otros, destacaron autores como Pericles o Calias.

No obstante, tanto su Maestro como Zenón, serán históricamente considerados y tenidos en cuenta por la fama e importancia de sus paradojas, llegando a establecer debates filosóficos que favorecerán la discusión, siempre que fuera razonada.

Zenón trató de demostrar que el movimiento y la multiplicidad no existen en el verdadero ser, sino que son objeto de la percepción sensible así describía en su argumento sobre la “dicotomía” (división en dos), que un objeto que se mueve tiene que pasar por la mitad de su recorrido antes de llegar a su extremo; pero antes de alcanzar esta mitad debe pasar por la mitad de esta mitad, y así sucesivamente. Ahora bien, como el espacio es divisible hasta el infinito, es imposible que el móvil recorra un número infini8to de partes. De donde concluye Zenón de que al admitir el movimiento se cae en una contradicción irresoluble por la razón

IV.- CONCLUSIONES.-

El estudio de las Escuelas Filosóficas Griegas, tiene como objetivo el percatarnos de dónde proviene el desarrollo del conocimiento humano, y de la incansable búsqueda de la “verdad” como objetivo primordial de la francmasonería.

Podemos a modo de comentario y crítica señalar que la teoría del ser de Parménides tiene confusiones, ya que llevar al ser a términos absolutos como “eterno” e “inmutable”, lo lleva a convertirlo en un ser sobrenatural inaccesible a los sentidos, y esta percepción errónea del ser la lleva a identificar con la naturaleza y el universo describiéndolo como un círculo cerrado e inmóvil. Mientras que Zenón y su negación del movimiento es errónea al olvidar la continuidad del movimiento ya que éste es la unidad de la discreción y la continuidad, es lógico que para ir de un lugar a otro, tenemos que recorrer el camino por partes, pero cada parte conforma el todo continuo.

Todas estas teorías de la Escuela Eleática fueron refutadas en su tiempo por los filósofos materialistas del siglo V antes de Cristo.

Ahora bien como se dijo anteriormente la Francmasonería tiene como bjetivo principal la búsqueda de la verdad, a través del estudio de las diversas formas de conocimiento humano, empleando siempre la razón y negando todo dogma, por lo que al igual que en sus días la escuela Eleática trató de descubrir el orígen y esencia del Ser como centro del Universo, de igual forma lo hace nuestra Institución, analiza al “ser” como fuente de inteligencia y le da herramientas para que las emplee en su desarrollo espiritual hasta que alcance la iluminación total, por lo que podemos percatarnos que la francmasonería ha recogido de todas las Escuelas Filosóficas los pensamientos e ideas sobresalientes a fin de dar –como se dijo- las herramientas adecuadas a sus miembros para que descubran la tan anhelada verdad.

Andrés Toscano Hernández
C:.M:.

 

V.- BIBLIOGRAFÍA

  • http://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_ele%C3%A1tica

 

  • http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-griega/la-escuela-eleatica
  • Abraham Gutiérrez M., “Curso de Filosofía”, Quito, 1998.

 

  • “Sócrates y Platón-Vida Pensamiento y Obra”, Colección Grandes Pensadores, Ed. Planeta De Agostini S.A., España, 2007
  • Luis María Gavilanes del Castillo, “Notas para una historia sucinta de la Filosofía: de Tales de Mileto a Hegel”, Paideia Consultores.

 

Dirección: San Salvador E7-197 y La Pradera * Telfs: +593 2 2561 579 / +593 9 9765 6707 * e-mail: nuevaamerica@masoneriaecuatoriana.info

QUITO - ECUADOR